Archivo de la etiqueta: Ser mujer

Saber Amar

En el día de hoy quiero compartir con todos una poesía de mi entrañable amiga, maestra, mi guía espiritual. Mujer de mucho valor e inmensidad de caminos recorridos, capaz de revertir una vida en declive con un solo encuentro. Soy testigo de varias vidas renovadas bajo su guía. Pero aquí está su otra cara, que muchos desconocen. Espero que la disfruten.

Ekaterina Nikitenko

Saber amar

Te perdono las noches de ausencia
Y el silencio en aquella fiesta
la mujer que te besa y toca

te perdono la rosa marchita por el frío
Tus escapadas a misa cada domingo y
aquel poema en la billetera:
el milagro de amor

Te perdono:
la ultima extranjera
Y aquel niño que nació en primavera
el nombre de mi amiga en tu calendario

Y aunque ya no se si existe esta pareja, me aburre
la mentira de hoy
Pero te perdono
Te perdono no saber amar con mi ritmo
no llorar con mis gemido
no temblar con mi temblor

Pero lo que no te perdono- ni ayer, ni hoy- es que
me beses sin amor.

Por Maritza Barranco

Anuncios

Madre Gaia

httpwww.danzaysel.comhistoriadiosas-madre

Entre mares
de gigantescas olas
entre fuertes vendavales
te asomas
tu esencia arropa
movimiento
evolución
estallido de vida
destello de luces multicolores
partículas danzantes
serpentinas flotantes
energía viviente

Por: Nelsy Aldebot Reyes

Foto tomada de: httpwww-danzaysel-comhistoriadiosas-madre.png

Sanadoras

www.facebook.com - Circulo de Mujeres - madre tierra

Hilan, tejen
ofrendan dones
tocando corazones
remiendan sueños.
Cerrando épocas
abren ciclos.
Tejiendo tapices multicolores
giran
danzan
desparraman amor
llueven dones.

Por: Nelsy Aldebot Reyes

Foto tomada de: www.facebook.com – Circulo de Mujeres – madre tierra

Temascal sagrado

Entro en el útero de la madre tierra
me descubro en sintonía de respiraciones, latidos, anhelos.
Grito, grito, grito para sanar, grito para pedir,
grito para reconocerme y reconocernos.

httpnanciyaga.compage_id=14

Lo suelto todo, me entrego,
toda el agua de mi cuerpo permea la tierra,
todo lo que era se vacía en un fluir interminable.
Me quedo seca,
me desplazo a otra dimensión donde voy entrando vacía,
desnuda, abandonada.
Mi pecho se abre,
mi corazón vuelca en un nuevo ritmo,
una inmensa marea atraviesa mi ser,
entro en sintonía con mis ancestras.

httpwww.fsichile.cltagexperiencias

Estoy entretejida en miles raíces que se adhieren a mi ser,
en esta hermosa danza que es la vida.

554780_468126056544958_194966733_n

 Por: Nelsy Aldebot Reyes

Fotos tomadas de:
httpnanciyaga.compage_id=14
httpwww.fsichile.cltagexperiencias
http://palomailustrada.blogspot.com/

Mujer en transito

httpwww.viajeros.comfotoslago-colina-los-filtros29351

La  desconocida
me habita
abre retos
desparrama etiquetas
se desmoronan
lluvia de lagrimas
me habita
no soy
ESTOY
el rio me atraviesa
el viento me sopla
la tierra me siembra
el fuego me arde
me transforma

Por: Nelsy Aldebot Reyes

Foto tomada de: httpwww.viajeros.comfotoslago-colina-los-filtros29351

Cuando Era Una Niña

mis padres

Cuando era una  niña de mente inquieta

Buscaba respuestas en un hormiguero

Sobre Dios Supremo que está en los Cielos

Del porqué de la vida y mi conexión con el Universo

En las hojas caídas veía estrellas

Las primeras flores de primavera eran milagros

Mi mamá era Diosa y mi papá invencible

¿Qué cambió desde este momento lejano?

Mi percepción de las cosas tiene otros matices

Mis ancestros lejanos me han ido llamando

Y mis hijas ahora son mi futuro

Soy semilla de vida tirada al suelo

Procurando la Luz y el Agua para dejar unos frutos

Me entrego en manos Divinas como el barro

Con anhelo de ser espíritu libre al final de mis días

Por Ekaterina Nikitenko

Mariposa

hada 1

Estaba triste,

Sentada debajo de un árbol

Con la mirada fija en una flor silvestre.

Mil preguntas pasaban por mi cabeza

Buscando el lugar sagrado de la felicidad humana.

Una mariposa llego de repente

Generando una luz dorada con sus alas perfectas.

Se volvió un Hada con su vestido largo,

Me sonrió suave y con un solo gesto

Me hizo volar por el mundo entero.

Al final del viaje, bajo el mismo árbol,

Ya no estaba triste

Encontré la respuesta.

 

por Ekaterina Nikitenko