Archivo de la etiqueta: anhelo

Temascal sagrado

Entro en el útero de la madre tierra
me descubro en sintonía de respiraciones, latidos, anhelos.
Grito, grito, grito para sanar, grito para pedir,
grito para reconocerme y reconocernos.

httpnanciyaga.compage_id=14

Lo suelto todo, me entrego,
toda el agua de mi cuerpo permea la tierra,
todo lo que era se vacía en un fluir interminable.
Me quedo seca,
me desplazo a otra dimensión donde voy entrando vacía,
desnuda, abandonada.
Mi pecho se abre,
mi corazón vuelca en un nuevo ritmo,
una inmensa marea atraviesa mi ser,
entro en sintonía con mis ancestras.

httpwww.fsichile.cltagexperiencias

Estoy entretejida en miles raíces que se adhieren a mi ser,
en esta hermosa danza que es la vida.

554780_468126056544958_194966733_n

 Por: Nelsy Aldebot Reyes

Fotos tomadas de:
httpnanciyaga.compage_id=14
httpwww.fsichile.cltagexperiencias
http://palomailustrada.blogspot.com/

Anuncios

Cuento Cortísimo

cuentocorto

En una noche, viernes,

bar de buena muerte,

me dio por disfrazarme de inverosímil recuerdo.

 

Ligera,

cual mirada de perro fiel a medianoche,

me escurrí en sus sueños.

 

Por Berenice Pacheco Salazar, 2011
“La tarde en que la oruga abrió sus alas”

 

Introducción a los versos

ausencia

Tu voz crece en mi pecho.

No existe.

Sólo Es el silencio de mi alma

que cada vez te piensa.

Somos…

Todo nos nombra.

Y de tu ausencia nacen los segundos versos más hermosos.

Por Berenice Pacheco Salazar, 2011.
“La tarde en que la oruga abrió sus alas”. 

Quiero Ser, por Ekaterina Nikitenko

верба2

Una nube que vi en el cielo me recordó la inevitable partida

¿Que seré al dejar este cuerpo terrestre?

 

Quiero ser la brisita que alivia el calor del verano

Un rayo de sol que derrita los copos de nieve en un crudo invierno

Un brote de sauce en primavera

La alfombra dorada del jardín en otoño

 

No quiero cruces ni piedras sobre mi tumba

Solo el aroma de flores para los que me recuerden

Que mi espíritu vague sin rumbo

Llevando aliento a los afligidos

Que mi Alma se una con el Universo

Siendo la mensajera de las esperanzas

 

O madre querida con tu soplo tan añorado

Guía mis pasos en esta vida terrestre

Y al llegar al final de este largo camino

Quiero partir contigo hacia el arcoíris

Agradecer

Agradecer al aire que me abraza al abrir los ojos
A este calorcito que fluye de su cuerpo aun dormido a mi lado
Al canto del pajarillo que entra por la ventana
A este chorrito de agua que humedece mi cara
A este dolorcito en la cadera que me recuerda que estoy viva.
 
Agradecer al gato que se frota en mis pies al verme en la mañana
A este rayo del sol que entra sin pedir permiso
A la gota de lluvia que me bautiza sin previo aviso
A los ojos adormecidos de mis hijas al levantarse en la mañana
Al cansancio que siento al final del día. 
 
Cuantas cosas tenemos para agradecer y no las percibimos
Cuantas horas pasamos abrumados sin sentido
Me detengo por un momento
Y agradezco al Señor por el milagro de la vida.
 por Ekaterina Nikitenko

Eva advierte sobre las manzanas

Voz de Eva… Sigamos disfrutando de Gioconda Belli.

No me arrepiento de nada.

No, no me arrepiento de nada.
Ni de las ganas que tengo de no compartir ninguna palabra hija.

Esta semana, les compartiré dos poemas de una de mis escritoras favoritas, la nicaraguense Gioconda Belli.

!Disfruten!