Archivo de la categoría: inocencia

En Mis Adentros ( ¿ Y si … ? )

 

 

question-mark

 

¿Y  si los árboles  caminaran?

¿Qué tal si el amor no acabara?

¿ Si siempre fuéramos niños?

¿Y si el color de nuestra piel no

Motive el racismo?

¿Y si todos voláramos como

Pájaros y gaviotas?

¿Y si las flores no murieran?

¿Si la paz por fin existiera?

 

 

¿Y si dibujo el sol en mi rostro?

¿Y  si el mar fuera mi vecino y

Las palmeras, casas cercanas?

¿Y si las montañas se llenasen de nubes

que alrededor emanen perfumes?

¿Y si la vida pasara volando pero solo

Vivieras soñando?

 

 

 

Por:  Yenerys Aybar

 

http://www.andresroemer.com/blog/es/wp-content/uploads/2012/08/question-mark.jpg

Anuncios

LA MISMA MUCHACHA

 

 

 

Mariposa suspendida entre amores.

Hija del mismo cielo siendo una estrella.

Amiga confiable, hija y amante.

Tímido rostro de mirar transparente.

Figura erótica en sus labios silentes.

 

 

Ella la paz dentro de sí misma.

La flor que habita entre los montes.

El lápiz de carbón de sus emociones.

La recóndita ada noble   y

El embrujo de sus expresiones.

 

Ella soy yo. La misma muchacha .

La misma niña que ya mujer,

Rebusca en todo y se llena del

Canto, las risas y los sueños incesantes.

Su espíritu intranquilo perfuma

Hojas blancas, con nuevas fragancias,

En desvelos tibios de sus añoranzas.

 

 

POR: Yenerys J. Aybar Rojas.

 

Parece Entiendo el amor

Entiendo que el amor es perdonarlo todo
Es mirarme con ojos dulces
Con esa pasión que me hunde.

Es pintar de colores un futuro ignorado
Es mirar la distancia y no verla tan lejos
Es saber que tengo y saber que me tienes
Es sin duda entender mis polos alocados.

Es añorar tus caricias a miles a kilómetros
O tan solo Tú beso antes de dormir
Es llorar por no tenerte junto a mí.

Entiendo que el amor es mirar juntos el ocaso
Hasta que la luna se acueste y la mañana junto al sol
Se vistan de luz irradiando nuestros cuerpos.

Entiendo que el amor es soportar mis tontos celos
Es mirarme como me ves
Como la reina de tus sueños.

 

 

Por: Yenerys J. Aybar R.

 

 

EGO


Quise escuchar tu voz antes de dormir,

Pero recordé que no estarías.

Ansié  llamar tu corazón alejado del mío,

Mas el recuerdo triste de abril,

Me hizo recordar era inútil pensar

Que tus labios podrían nombrar mi nombre

Con el mismo fervor del pasado.

 

Entonces, no pude ya mas aferrarme a tu memoria.

Mis noches, eternos desvelos,

Pasaron a ser lo que eran;

Vuelos de mi encuentro,

Cielo de estrellas.

 

Tan solo un segundo basto  para pensar;

¿Qué es esto?. Me destruyo;

Me hundo, me pierdo sin nada,

Sin nadie, por nadie.

 

Entonces, volví en mí.

De nuevo mi luz. Mi destello fugaz.

Mi amor más importante renació.

Mis momentos felices conmigo.

Mi fiel, eterno e incondicional amor propio.

 

POR:  Yenerys J. Aybar Rojas

CUANDO PIENSO TI

 

 

 

 

 

 

 

 
Cuando pienso en ti,

Gotas saladas al partir

Sol nublado y lágrimas de lluvia

Sensación de seguir tu corazón sin vida

Hojas secas que el viento no mueve

Un laberinto profundo de tristeza.

 

Cuando pienso en ti,

Un pasado feliz que ya no vuelve

Un deseo fugaz que permanece

Tan solo un anhelo desaparecido

mientras tu alma ulula

Como ser perdido.

 

Cuando pienso en ti,

Un océano sin agua

Un calor que ya me es frío

Un corazón tan lleno de olvido.

 

Cuando pienso en ti,

Tu mi ilusión sin sonrisa

Una pasión sin más caricias

Mi viejo amor silente

Sin más luz y absorto en la muerte.

 

Esta mi yo, sin sentirme con suerte

Tan solo en este horrible presente

Sin sensaciones .Sin añoranzas

Con este pesar de haberte tan poco vivido

Sin el despertar que ayer compartimos.

 

 

 

POR:  YENERYS AYBAR R.

DONCELLA TARDíA

tristan e isolda

Desperté con el cielo entre mis brazos, vislumbrando las gaviotas a través de la ventana.Sobre el pasto reposaban las amapolas libres y risueñas. Mientras gotitas de roció nos bañaban el rostro en aquella mañana después de haber sido aquella noche tan larga.

Me sentí mujer. Me sentí madura. Una mancha de sangre era la prueba del dolor placentero que mi flor ya en retoño invadía. ¡Fue un  Momento glorioso aquel día!.  Aquel mi instante invadido de gozo. Sabor a delicia; frescor hiriente de gritos y punzadas. ¡Oh torturante y placentera morada! .La que aquella noche probaste dulcemente.

Arraigada al toque de tus besos como recién nacido adherido al seno de su madre. En un amanecer de domingo irónicamente deleitada por el  dolor y al fin liberada del yugo tardío de la desesperación que antes en doncella silente dormía.

BY: YENERYS AYBAR  R.

http://sobreleyendas.com/2011/05/23/la-leyenda-de-tristan-e-isolda/

Eva advierte sobre las manzanas

Voz de Eva… Sigamos disfrutando de Gioconda Belli.