Archivo de la categoría: Ser Mujer

Saber Amar

En el día de hoy quiero compartir con todos una poesía de mi entrañable amiga, maestra, mi guía espiritual. Mujer de mucho valor e inmensidad de caminos recorridos, capaz de revertir una vida en declive con un solo encuentro. Soy testigo de varias vidas renovadas bajo su guía. Pero aquí está su otra cara, que muchos desconocen. Espero que la disfruten.

Ekaterina Nikitenko

Saber amar

Te perdono las noches de ausencia
Y el silencio en aquella fiesta
la mujer que te besa y toca

te perdono la rosa marchita por el frío
Tus escapadas a misa cada domingo y
aquel poema en la billetera:
el milagro de amor

Te perdono:
la ultima extranjera
Y aquel niño que nació en primavera
el nombre de mi amiga en tu calendario

Y aunque ya no se si existe esta pareja, me aburre
la mentira de hoy
Pero te perdono
Te perdono no saber amar con mi ritmo
no llorar con mis gemido
no temblar con mi temblor

Pero lo que no te perdono- ni ayer, ni hoy- es que
me beses sin amor.

Por Maritza Barranco

Anuncios

Madre Gaia

httpwww.danzaysel.comhistoriadiosas-madre

Entre mares
de gigantescas olas
entre fuertes vendavales
te asomas
tu esencia arropa
movimiento
evolución
estallido de vida
destello de luces multicolores
partículas danzantes
serpentinas flotantes
energía viviente

Por: Nelsy Aldebot Reyes

Foto tomada de: httpwww-danzaysel-comhistoriadiosas-madre.png

Sanadoras

www.facebook.com - Circulo de Mujeres - madre tierra

Hilan, tejen
ofrendan dones
tocando corazones
remiendan sueños.
Cerrando épocas
abren ciclos.
Tejiendo tapices multicolores
giran
danzan
desparraman amor
llueven dones.

Por: Nelsy Aldebot Reyes

Foto tomada de: www.facebook.com – Circulo de Mujeres – madre tierra

EGO II

 

 

YENERYS ME

 

 

Me gusta mirar en el espejo

Y ver que eres tú. No eres otra.

Disfruto contemplar tus ojos claros

Meditar en tus labios suculentos

Y vivir la delicia en tus facciones.

Nadar en tus mejillas

Volar a través de tus patitas de gallo

En esa tu edad casi un poco madura

Trotar en tu nariz de negro acento

Y nada mas delicia es la que siento

Al descubrir el gusto hacia mí misma.

POR: Yenerys  Aybar

Foto por : Estudio fotográfico lulú.

Temascal sagrado

Entro en el útero de la madre tierra
me descubro en sintonía de respiraciones, latidos, anhelos.
Grito, grito, grito para sanar, grito para pedir,
grito para reconocerme y reconocernos.

httpnanciyaga.compage_id=14

Lo suelto todo, me entrego,
toda el agua de mi cuerpo permea la tierra,
todo lo que era se vacía en un fluir interminable.
Me quedo seca,
me desplazo a otra dimensión donde voy entrando vacía,
desnuda, abandonada.
Mi pecho se abre,
mi corazón vuelca en un nuevo ritmo,
una inmensa marea atraviesa mi ser,
entro en sintonía con mis ancestras.

httpwww.fsichile.cltagexperiencias

Estoy entretejida en miles raíces que se adhieren a mi ser,
en esta hermosa danza que es la vida.

554780_468126056544958_194966733_n

 Por: Nelsy Aldebot Reyes

Fotos tomadas de:
httpnanciyaga.compage_id=14
httpwww.fsichile.cltagexperiencias
http://palomailustrada.blogspot.com/

Mujer en transito

httpwww.viajeros.comfotoslago-colina-los-filtros29351

La  desconocida
me habita
abre retos
desparrama etiquetas
se desmoronan
lluvia de lagrimas
me habita
no soy
ESTOY
el rio me atraviesa
el viento me sopla
la tierra me siembra
el fuego me arde
me transforma

Por: Nelsy Aldebot Reyes

Foto tomada de: httpwww.viajeros.comfotoslago-colina-los-filtros29351

LA MISMA MUCHACHA

 

 

 

Mariposa suspendida entre amores.

Hija del mismo cielo siendo una estrella.

Amiga confiable, hija y amante.

Tímido rostro de mirar transparente.

Figura erótica en sus labios silentes.

 

 

Ella la paz dentro de sí misma.

La flor que habita entre los montes.

El lápiz de carbón de sus emociones.

La recóndita ada noble   y

El embrujo de sus expresiones.

 

Ella soy yo. La misma muchacha .

La misma niña que ya mujer,

Rebusca en todo y se llena del

Canto, las risas y los sueños incesantes.

Su espíritu intranquilo perfuma

Hojas blancas, con nuevas fragancias,

En desvelos tibios de sus añoranzas.

 

 

POR: Yenerys J. Aybar Rojas.