Archivo de la categoría: Berenice

Cuento Cortísimo

cuentocorto

En una noche, viernes,

bar de buena muerte,

me dio por disfrazarme de inverosímil recuerdo.

 

Ligera,

cual mirada de perro fiel a medianoche,

me escurrí en sus sueños.

 

Por Berenice Pacheco Salazar, 2011
“La tarde en que la oruga abrió sus alas”

 

Anuncios

Introducción a los versos

ausencia

Tu voz crece en mi pecho.

No existe.

Sólo Es el silencio de mi alma

que cada vez te piensa.

Somos…

Todo nos nombra.

Y de tu ausencia nacen los segundos versos más hermosos.

Por Berenice Pacheco Salazar, 2011.
“La tarde en que la oruga abrió sus alas”. 

Mis sueños no tienen límites

image

Mis sueños no tienen límites,

mis pies no conocen fronteras,

mi risa viaja toda a la velocidad de la luz.

Hoy el deseo se torna chocolate;

todo mi cuerpo te busca y llama.

Por Berenice Pacheco Salazar, 2012

Madre Nuestra, por Berenice Pacheco Salazar

Image

Madre nuestra,

que estás en la tierra, la mar, en mí,

en nosotras, nosotros y todas partes,

hermoso, cálido y sanador es tu consuelo.

Venga a nosotras tu alegre canto,

danos hoy de tu sabia energía creadora.

Enséñanos a tener la valentía para equivocarnos

y aprender de nuestros errores.

No nos dejes caer en una vida absurda, rutinaria y vacía,

líbranos de no luchar.

Amén.

 

Big Bang


Erase una vez un puñado de nada que comenzó a girar, girar, girar… hasta llenarse de colores, hasta llenarse de ritmos. Erase una vez que la nada se expandió, irradiando luz, habitándolo todo, creando así el inicio de infinidades de (nuevas) historias.

Por: Berenice Pacheco Salazar, 2012.

Eva advierte sobre las manzanas

Voz de Eva… Sigamos disfrutando de Gioconda Belli.

No me arrepiento de nada.

No, no me arrepiento de nada.
Ni de las ganas que tengo de no compartir ninguna palabra hija.

Esta semana, les compartiré dos poemas de una de mis escritoras favoritas, la nicaraguense Gioconda Belli.

!Disfruten!