El gallo y el amanecer

Amanece y un gallo solitario canta al Sol.

Es la oración de un devoto.

Cuerpo erguido, pecho abierto, corazón expuesto, cabeza en alto.

Mantraliza sus acordes una y otra vez celebrando el  nuevo día.

Todo lo entrega.

En ese momento eterno no existe nada más.

Solo el gallo y la luz del sol.

Un milagro con música de fondo.

En un balcón cercano un par de manos se unen, unos ojos se cierran, una cabeza se inclina, un alma despierta.

Doy gracias que mi casa sea un planeta

donde es algo cotidiano oír un gallo cantar.


Por Carolina Luciano Sánchez

Fotografía de  michael.mckennedy
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s