Archivo mensual: marzo 2012

La sirenita de luna llena

Sí, así lo cuentan los lugareños, con ese nombre, y al contarlo ponen dulzura en cada palabra;  mas bien ternura.

Cuentan que la bahía de Luperón en noche de luna llena  es un paisaje que se viste de  plata en la medida en que la luna se adueña del cielo y se muestra tan  hermosa que los que la observan no encuentran palabras para describirla y, que la luz de la luna reflejada en el mar, a eso de bien entrada la prima noche, es un espejo en el agua y que a poco rato  sale de él y sube poquito a poco  algo  como estrellitas de plata que juntas toman la forma  de una sirena que sube, sube y sube hasta llegar a la loma más alta que está del otro lado del mar.

La loma cuando la sirenita llega se vuelve blanca y brillante  y es tan luminosa que quita la vista. Allí, antes que uno se de cuenta de si ha soñado o no, desaparece como si se fuera por detrás de la montaña. Eso pasa cada noche de luna llena y ha sido así desde hace mucho tiempo, pero mucho tiempo.

Los habitantes de Luperón saben qué hermosa se pone la bahía en noche de luna llena.

Canto Rodado

Maria Hortensia de la Cruz

Marzo 2012

Mujer

¡Anda amiga!

has de volver

al cieno y regresar esponja.

 

Te darás y empezarás

será la vida

blandura, que te

aguarde.

 

Verdad o no verdad,

razón o no razón

alguien te espera

para el amor.

 ¡Ea!

alguien te espera

para el amor.

 

Canto Rodado.

María Hortensia de la Cruz

 

Foto de Intergaleria.es

Completa

No voy a diluirme más.

Echarle agua a la sopa para que así alcance.

Aguar la pintura para que rinda, guardar el mantel bonito para la visita y la lencería de encaje solo para San Valentín.

No voy a diluir mis ideas, creencias, opiniones.

Para ser aceptada.

Para encajar.

No voy a esconder más mi cabeza, proteger mi corazón, encorvarme,
arrugarme, achicarme, esconderme.

No me voy a diluir. No me voy a doblar.

Seré Yo Misma. Sin excusas. Sin apariencias. Sin pedir permiso.

No guardaré  mis talentos para otro día, soltándolos de a poquito
para que no se agoten, para que no me falten, por si acaso…

No me voy a dosificar.

No más.

No dosificaré mis carcajadas y mis lágrimas,
no las taparé con la mano, no disimularé.

Las dejaré salir. Explosivas. Enteras. Puras.

I will hold nothing back.

Entraré a la vida con TODO lo que tengo. Todo mi impulso.

Toda mi fuerza. Toda mi fuerza. TODA mi fuerza.

Con toda mi devoción. Con toda mi alegría. Con toda mi Luz.

Esta es mi ofrenda.

Me entrego.

Lo poco y mucho que soy.

Mi oscuridad. Mi fulgor.

Completa.

Bendecida. Abierta.

Me acepto. Me acepto. Me acepto.

Hoy y siempre…

Soy.

Por Carolina Luciano Sánchez

El gallo y el amanecer

Amanece y un gallo solitario canta al Sol.

Es la oración de un devoto.

Cuerpo erguido, pecho abierto, corazón expuesto, cabeza en alto.

Mantraliza sus acordes una y otra vez celebrando el  nuevo día.

Todo lo entrega.

En ese momento eterno no existe nada más.

Solo el gallo y la luz del sol.

Un milagro con música de fondo.

En un balcón cercano un par de manos se unen, unos ojos se cierran, una cabeza se inclina, un alma despierta.

Doy gracias que mi casa sea un planeta

donde es algo cotidiano oír un gallo cantar.


Por Carolina Luciano Sánchez

Fotografía de  michael.mckennedy

Hoy, soy mujer

                                                        Entre la mujer que fui y seré
                                                          existe uno de esos abismos …
                                                              desgarrados.

Antes de los tiempos
fui mujer desnuda ante el letrero de Hombre;
sin diosas.

Tras la putrefacción de la noche,
escondía el espejo púrpura y silente.

Ayer         fui mujer melodía del alba.
Mujer de roja risa,
pero temerosa de alcanzar lo inexistente,
de cabalgar la verdad.

¿Y hoy?
Hoy   soy mujer.
Y te llama mi piel con uno de esos fuegos de saberme diosa,
gaviota, muro, poesía.
Mujer de máscara infinita,
unida a un rastro y memoria.

Y toda mi vida muerte
para besar las lunas innombrables
habita en el llanto de la tierra.

Y todo mi silencio       es un grito en la historia.
Cercana ya al espejo,                               Somos.

 

Por: Berenice Pacheco Salazar
“La tarde en que la oruga abrió sus alas” (2011)

Pintura: Paula Saneaux


Sensaciones de martes

Hoy me siento vacía,
ligera.
He despertado sin palabras,
con una sensación indescriptible en mi pecho.
Dice el espejo que he amanecido libre.

Por Berenice Pacheco Salazar, 2012
Imagen tomada de: http://www.flickriver.com/photos/h-k-d/3063566547/

Mujer

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer
Honramos a las mujeres que contribuimos a transformar
la visión y realidad de las mujeres.
Las que cotidianamente viajamos desde lo impuesto
hacia la real expresión del SER.
Abrimos este espacio a Alaíde Foppa.
¡Que su ser renazca y se manifieste en ti!

Mujer
…Un ser que aún no acaba de ser
No la remota rosa angelical
Que los poetas cantaron
No la maldita bruja
Que los inquisidores quemaron
No la temida y deseada prostituta
No la madre bendita
No la marchita y burlada solterona
No la obligada a ser bella
No la obligada a ser mala
No la que vive porque la dejan vivir
No la que debe siempre
Decir que sí
Un ser que trata de saber quién es
Y que empieza a existir.

Alaíde Foppa

imagen tomada de httpwww.rengloneszurdos.com201104diferentes-aproximaciones-la-literatura_1921.html