20 cosas que aprendí en el 2011

  1. La avena en la mañana es un regalo de los dioses.
  2. Todo tiene su tiempo y no siempre depende de mí  determinarlo. Las ideas que creo me tomaran unos días a veces se toman dos meses y a las que les asigno dos meses, me pueden tomar años. Y eso no es nada del otro mundo.
  3. Si no saco tiempo para estar sola cada día me convierto en un monstruo aburrido y peleón.
  4. Nada mejor que enseñar lo que una ama hacer.
  5. Aunque todo el mundo está de acuerdo que para lograr hacer las cosas que una planea se necesita disciplina, el sólo hecho de usar esa palabra hace que me ponga como una niña malcriada de 10 años y no me da la gana de hacer nada, aunque me guste hacerlo. O necesito un psiquiatra o debo encontrar una forma más  amorosa para hablarme a mí misma.
  6. Las mujeres que me acompañan en la columna de la derecha y otras que no aparecen en este blog son la respuesta del Universo a una necesidad que no sabía tener: la de sentirme pertenecer, la de crecer creativa y espiritualmente en compañía, la de sentirme completa afinidad y sintonía con otras personas,  la de conocer el poder y la magia individual y colectiva que puede generar un grupo de mujeres con propósito (puede parecerles muy obvio, pero yo me estoy desayunando con esto).
  7. Cuando las matas  se me  empiecen a pudrir en época de lluvia, no  es nada dejar el balcón pelao un tiempo, cuando el tiempo esté mejor las flores volverán naturalmente, y cuánta alegría traen.
  8. Las obras o escritos que hago en completa conexión conmigo misma, de esas que parecen salir solas y sin mucho esfuerzo, vuelan por sí solas rápida y efectivamente tocando corazones. Buscar más esa conexión con la práctica consciente.
  9. Aunque hay un merengue que dice que al cuerpo no se le dan todos los gustos, si el mío me pide una mañana en la playa con los pies metidos en la arena buscar la manera de dárselo, luego me lo recompensa con una mente más limpia.
  10. Ejercicio moderado. Comida moderada.
  11.  Las cosas que más miedo me dan hacer son las que más satisfacción me traen una vez superadas.
  12. Soy capaz de transformar cualquier situación, por más jodida que sea, en una oportunidad de crecimiento y paz mental. Para esto necesito tiempo, arte, escritura y naturaleza. El cambio parece magia.
  13. El valor inconmensurable de un closet organizado.
  14. Mis sueños son sanadores, habladores, coloridos y un recuerdo constante de que mientras más profundo me voy más encuentro qué sacar.
  15. No es obligado ser amiga de todo el mundo. Mi compromiso interno es no dedicarle pensamientos negativos ni  meterme en chismes con nadie, pero no tengo que forzarme a que me guste todo el vivo.
  16. Hacer que la vida colegial y extracurricular de mis hijos se desarrolle cerca de mi casa es lo mejor que mi esposo y yo pudimos hacer por nuestra calidad de vida. ¡Aleluya!
  17. Mientras más partes de mí incluya en mi vida más satisfecha me siento. Lo que intento suprimir porque me apena o avergüenza siempre se me devuelve peor y con más necedad. TODAS mis partes merecen ser escuchadas y con el tiempo, amadas. Esto es una práctica que adopté este año y espero continuarla de por vida.
  18. Pedir ayuda, celestial o humana, es bueno. Esto lo resisto hasta lo último, pero quiero aprender a  rendirme, no puedo hacerlo todo sola. Y una vez lo hago SIEMPRE hay una mano que ya estaba extendida y no la había visto.
  19. Así como encuentro consuelo, alegría y sanación en las palabras, música y arte de otras personas, mis creaciones pueden hacer lo mismo por otros. La vida es una calle de doble vía.
  20. Mientras más seria me pongo con respecto a mi vida menos la disfruto. Vinimos a jugar, a reir y gozar, si no lo estoy haciendo tengo que hacer los ajustes necesarios.

Hay cientos de cosas más que aprendí este año, pero estas son las principales. Si gustan pueden dejar  en los comentario algunas de las cosas que aprendieron este año, como dice Bere, no se puede subestimar el aprendizaje colectivo.

Gracias a mis amigas de Entre Lunas, ustedes son el regalo más especial que me dejó el 2011.

Gracias a nuestras/os lectores/as por su compañía y sus aportes.

Que el 2012 nos llene de bendiciones, aprendizaje y expansión.

 
FELIZ AÑO NUEVO

 
Carolina Luciano

Anuncios

8 Respuestas a “20 cosas que aprendí en el 2011

  1. Cuando escribes siempre nos tocas el alma. Leerte es siempre identificarnos con tu propia vida y sentimiento. Confieso que comparto 19 de esos aprendizajes. Me falta aprender lo de la avena 🙂 Me has inspirado… ahora mismo me pongo a escribir mis aprendizajes y luego los comparto!

  2. xiomaraaltagraciagarcia

    Aprender, crecer, vivir y disfrutar juntas es un regalo
    del universo por lo cual estoy superrrrr feliz y agradecida ..
    Me encanta tu forma de expresar lo que sientes, usar el arte de escribir para liberal y sanar , así se hacen los verdaderos cambios en nosotras y los demás.

  3. ekaterina que gusto encontrarte ha sido una agradable sorpresa pues ademas fue mi hija que me envio su pagina. Tambier decirles un error en mi primera direccion luego de enviada me di cuenta que puse 9 en vez de 0
    Luz, Prosperidad y Amor en el 2012 miriam

  4. Carolina,
    Siempre es insprador todo lo que escribes.
    Lo que yo aprendi este año es que a pesar de todo lo que nos han metido en la cabeza en el proceso de educación formal,
    L O S M I L A G R O S E X I S T E N !!!!!!!

  5. Y si!!
    Desde que una brisita fresca entra en nuestra mente y vemos las cosas desde una perspectiva diferente CUALQUIER cosa es posible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s