Archivo mensual: diciembre 2011

20 cosas que aprendí en el 2011

  1. La avena en la mañana es un regalo de los dioses.
  2. Todo tiene su tiempo y no siempre depende de mí  determinarlo. Las ideas que creo me tomaran unos días a veces se toman dos meses y a las que les asigno dos meses, me pueden tomar años. Y eso no es nada del otro mundo.
  3. Si no saco tiempo para estar sola cada día me convierto en un monstruo aburrido y peleón.
  4. Nada mejor que enseñar lo que una ama hacer.
  5. Aunque todo el mundo está de acuerdo que para lograr hacer las cosas que una planea se necesita disciplina, el sólo hecho de usar esa palabra hace que me ponga como una niña malcriada de 10 años y no me da la gana de hacer nada, aunque me guste hacerlo. O necesito un psiquiatra o debo encontrar una forma más  amorosa para hablarme a mí misma.
  6. Las mujeres que me acompañan en la columna de la derecha y otras que no aparecen en este blog son la respuesta del Universo a una necesidad que no sabía tener: la de sentirme pertenecer, la de crecer creativa y espiritualmente en compañía, la de sentirme completa afinidad y sintonía con otras personas,  la de conocer el poder y la magia individual y colectiva que puede generar un grupo de mujeres con propósito (puede parecerles muy obvio, pero yo me estoy desayunando con esto).
  7. Cuando las matas  se me  empiecen a pudrir en época de lluvia, no  es nada dejar el balcón pelao un tiempo, cuando el tiempo esté mejor las flores volverán naturalmente, y cuánta alegría traen.
  8. Las obras o escritos que hago en completa conexión conmigo misma, de esas que parecen salir solas y sin mucho esfuerzo, vuelan por sí solas rápida y efectivamente tocando corazones. Buscar más esa conexión con la práctica consciente.
  9. Aunque hay un merengue que dice que al cuerpo no se le dan todos los gustos, si el mío me pide una mañana en la playa con los pies metidos en la arena buscar la manera de dárselo, luego me lo recompensa con una mente más limpia.
  10. Ejercicio moderado. Comida moderada.
  11.  Las cosas que más miedo me dan hacer son las que más satisfacción me traen una vez superadas.
  12. Soy capaz de transformar cualquier situación, por más jodida que sea, en una oportunidad de crecimiento y paz mental. Para esto necesito tiempo, arte, escritura y naturaleza. El cambio parece magia.
  13. El valor inconmensurable de un closet organizado.
  14. Mis sueños son sanadores, habladores, coloridos y un recuerdo constante de que mientras más profundo me voy más encuentro qué sacar.
  15. No es obligado ser amiga de todo el mundo. Mi compromiso interno es no dedicarle pensamientos negativos ni  meterme en chismes con nadie, pero no tengo que forzarme a que me guste todo el vivo.
  16. Hacer que la vida colegial y extracurricular de mis hijos se desarrolle cerca de mi casa es lo mejor que mi esposo y yo pudimos hacer por nuestra calidad de vida. ¡Aleluya!
  17. Mientras más partes de mí incluya en mi vida más satisfecha me siento. Lo que intento suprimir porque me apena o avergüenza siempre se me devuelve peor y con más necedad. TODAS mis partes merecen ser escuchadas y con el tiempo, amadas. Esto es una práctica que adopté este año y espero continuarla de por vida.
  18. Pedir ayuda, celestial o humana, es bueno. Esto lo resisto hasta lo último, pero quiero aprender a  rendirme, no puedo hacerlo todo sola. Y una vez lo hago SIEMPRE hay una mano que ya estaba extendida y no la había visto.
  19. Así como encuentro consuelo, alegría y sanación en las palabras, música y arte de otras personas, mis creaciones pueden hacer lo mismo por otros. La vida es una calle de doble vía.
  20. Mientras más seria me pongo con respecto a mi vida menos la disfruto. Vinimos a jugar, a reir y gozar, si no lo estoy haciendo tengo que hacer los ajustes necesarios.

Hay cientos de cosas más que aprendí este año, pero estas son las principales. Si gustan pueden dejar  en los comentario algunas de las cosas que aprendieron este año, como dice Bere, no se puede subestimar el aprendizaje colectivo.

Gracias a mis amigas de Entre Lunas, ustedes son el regalo más especial que me dejó el 2011.

Gracias a nuestras/os lectores/as por su compañía y sus aportes.

Que el 2012 nos llene de bendiciones, aprendizaje y expansión.

 
FELIZ AÑO NUEVO

 
Carolina Luciano

Anuncios

El despertar femenino

Cantemos juntas para despedir este año y  que el próximo nos encuentre creyendo y viviendo desde la certeza de estas palabras:

“Soy el poder dentro de mi
soy el amor del sol y la tierra
soy gran espíritu y soy eterna
mi vida está llena de amor y alegría”.

Gracias a mis compañeras, amigas, hermanas de Entre Lunas que tantas bendiciones han traído a mi vida este año. Ustedes son como la abuela Margarita del video, capaces de crear los más puros, sanadores y mágicos espacios.

A nuestros lectores y lectoras gracias por su presencia y apoyo, que esta época los encuentre en paz, en familia y felices.

Carolina

Transgredo


Transgredo,
cuando gozo siendo sabia, diosa, niña;
al creer en poesía en tiempos de neoliberalismo
y orar a la sonrisa y no al mercado.

Transgredo,
cuando no veo mi futuro a través de tu ausencia.

No me busques pues
en la melancolía,
ni sumisa.

No me busques en los zapatos de antes,
ni con el mismo peinado,
ni tras los mismos libros.

Ese amor ya no me nombra.

Transgredo,
cuando vivo
y no me arrepiento de nada.

Por : Berenice Pacheco Salazar, 2011.
Poema galardonado en el 6to. Certamen Internacional de Poesía
“Alfonsina Storni”, Argentina. 

 

Nereyda Rodríguez

Mujer
Maestra
Flor del sol
mensajera de Diosas
desbordas los cauces de mi ser
mostrándonos el escenario de la vida:

 “Sean maestras invisibles
hilos intangibles
tejiendo la danza de la vida
nutriendo, amamantando, guiando
estrellitas  parpadeantes en la oscuridad
bálsamo sagrado nutriendo corazones
palomas mensajeras
entes de paz y armonía
música melodiosa
corazones palpitantes
unidas en danza permanente
desbordando cuencas
aguas que se esparcen
irrigando la tierra.”

 Por Nelsy Aldebot Reyes
Fotografía tomada de listin.com.do

Sonia Pierre

Expandiendo  tus alas sobre el Mar Caribe
tu ser emerge, se eleva
tus enormes luceros nos iluminan
tus brazos cálidos nos acogen con ternura
tus pies nos dirigen, nos orientan, nos guían.
En la certeza de la misión cumplida
te marchas sonriente,
abres tus alas
siembras la semilla
enlazas la isla con amor.

 El dolor de tu partida
nos congrega en inmenso mar
de bravías olas
que arrastran, que barren,
que limpian, que transforman.
Renaces en nuestro interior
trazándonos el gran reto
de construir un nuevo liderazgo,
transformar el odio,la separación
en amor e integración.

 Madre Sonia
Madre fuerte
nútrenos con aguas cristalinas
reparte las herencia
de Lemba y Anacaona
crece en nuestro interior
forjando vida, forjando Luz.

Por Nelsy Aldebot Reyes
imagen tomada de  mibahia.net

Amaneció

¡Amaneció! Estoy feliz por esto.

Amanecer a tu lado, sintiendo tu piel, absorbiendo tu aliento.

Amanecer, abrazándote y sentir tu abrazo.

Amanecer y sentirme viva.

Amanecer y quedarme quieta un rato.

Amanecer en una nueva mañana, en un nuevo día.

Es un momento de  dicha, un momento de plenitud.

Poder ver los primeros rayos del Sol entrando por la  ventana.

Saludar a este Dios universal despidiéndome de la Luna, compañera de la noche.

Bendiciones Olorum, muchas bendiciones para esta Tierra.

Que tus benditos rayos nos alcancen a todos.

Que nos regalen un poco de alegría en este nuevo amanecer.

por Ekaterina Nikitenko

Arcoiris

Arcoíris de mi vida

Arcoíris de mis días

Mi Arcoíris querido

Hoy no estás conmigo

Hoy estás ausente

Del otro lado del mundo

Te siento lejos

Te quiero cerca

Ven a mis brazos

Acepta mi cariño

Sonríe mis locuras

Disfruta mis errores

Mi corazón es tuyo

Mi alma está contigo

Mi Arcoíris querido

Acepte mi vida

por  Ekaterina Nikitenko