Archivo mensual: noviembre 2011

Madre

Mujeres

De agua

Aliento de vida

Del más alla

De la tierra

La proa

La patria del silencio

Guardiana

De los tesoros ocultos

Bajo la arcilla del sol naciente

Linaje

De mujeres de río

Latidos de sabiduria

Susurro

De bendiciones

Caricias de alas de angel

De los aromas evocados del alma

De la esencia del tejido lienzo

De la chispa de su mirada

En lo subterráneo

Que nutre

Infunde

Evoca

La sutil antorcha

Del numen de las mujeres

 

Por Xiomara Altagracia García

Al Alba

 

 

 

AL ALBA.

Sólo la mañana es mía     

mío es el aliento de la yerba 

la que me acaricia al pasar

ahora no tengo más.

 

No quiero más.

 Soñoliento

el lucero se apura

para llegar al techo y descansar

testigo exhausto

a su expensa están quienes esperan

el alba para tanto deseo.

 La noche no alcanzó.

 Impenitente

yo transito

despertada por mandatos

de brujas

de curanderas

y extraviadas.

 Son parteras

 Salí a la calle

un halo  me envolvió

era la brisa que se iba.

llevaba

partículas de todo

cuanto vive

de todo lo que

habita

de todo lo que muere.

 Me seguían

se desataban, me tocaban

y cuando no,

me franquearon

el sendero, retozan.

 Me quieren desposar

 Cruzas,

tambaleas mi monólogo

soy caminante  te aviso

llevo tu mirada

De Canto Rodado por María Hortensia de la Cruz
Noviembre 22 de 2011

Imagen tomada de estudiobiblia.blogspot…

La mujer-Colage

la mujer colague

Ella ensaya una danza luminosa con su manto naranja. Ligera al viento

se ha despojado  de trabazones que impedían andar, andar. Ella misma

lechuza, aguzó la mirada en las tinieblas y poderosa vio la luz. Se recoge

 y va muy dentro de si;  ya el tiempo no  cuenta. Ella tiene marcada en

la piel señales de la vida entre los otros y con los otros. La reconocen.

¡Es ella!, dicen. La mujer revivida no se extingue en su dar.

 

Entrega la vida que no acaba

 deposita el don en la otra, ella- misma, confiada,

Todos están, caminan sonrientes, son, han estado siempre

 Unos esperan  para re-enrumbar el caminar

otros, se dan vuelta y se encuentran

se detienen y se descubren

No ha sido fortuito           

Caminar  sin desmayar con el mandato  de relevar  antes

que se agote el ciclo.

 

La luna-mujer, en mudas, fases se asoma nueva y sutil  

entorno de lo amado y lo vivido; se adueña del espacio  que despeja

Allí, ella, la mujer- flor-simiente es habitáculo de la vida.

Se resuelve en madre-ahora;  

madre – ayer; 

madre al principio,

y madre que se va

 permanece en la que transita con el secreto de saber atesorado.

Canto Rodado

María Hortensia de la Cruz

24 noviembre 2011

Alimentando la Creatividad

Les comparto una de mis charlas favoritas en TED con la escritora Elizabeth Gilbert autora del libro Comer, Rezar, Amar.

Disfruten su sencillez y sapiencia.

Feliz resto de la semana!

Carolina

 

¿Qué se siente ser tú?

Querida amiga,

Piensas que todo está dicho, que no hay nada nuevo bajo el sol. ¿Qué pudiera aportar alguien tan sencillo como yo? es algo que te oigo decir a veces .

Todo, es mi respuesta.

Elige el medio que te atrae y cuéntanos con honestidad tu historia, expresa tu dolor, tu alegría, tu incertidumbre. Dime qué te mantiene despierta en la noche, cómo es que le hablas a las orquídeas en tu balcón, qué sientes al ver las nubes mientras esperas que cambie el semáforo o cuál danza secreta bailan los números en tus cuadernos.

Quiero saber, corazón, cómo fue tu primer beso, qué soñabas cuando niña, cómo fue el saber que ya no había vuelta atrás y que habías crecido,  el primer merengue que bailaste con tu pareja o la sensación de ver los ojos de tu hija al nacer.

Quiero saber cómo te trata la vida, cómo es criar a eso hijos locos y verlos crecer, qué se siente ser abuela, ser viuda, estar rodeada de gente y sentirte sola, cómo le hablas a Dios, cómo te hablas a ti misma.

Quiero conocerte querida, porque al hacerlo me conozco yo también.

Anda, sin miedo:

¿Qué se siente ser tú?

Por Carolina Luciano Sánchez
La imagen es un collage de la serie “Diosas” de la misma autora. ©2011 

Pan

Necesito un cuaderno nuevo
de colores mamey, azul y rosado
un lapicero nuevo
un empujoncito suave y tibio
unas dos horas más cada día
una tacita de leche caliente
un pan recién horneado…

¡Qué erótico, el olor a pan recién horneado!
Eva se hubiese atrevido aún más rápido
si en vez de un manzano,
hubiese descubierto una panadería en El Edén.

Por: Berenice Pacheco Salazar
“La tarde en que la oruga abrió sus alas” (2011)
Imagen tomada de http://www.arteyfotografia.com.ar/6022/fotos/228880/ 

Más


Allá,
no sé.

En el más acá,
la joven más anciana de este siglo
corriendo hacia ti.

Desde entonces,
la caricia se torna mar,
llenándonos por dentro.

Desde entonces,
érase una vez.

 

Por: Berenice Pacheco Salazar
“La tarde en que la oruga abrió sus alas” (2011)
Imagen tomada de http://www.mundofotos.net