Archivo mensual: septiembre 2011

Soñé con una casa sin techo


Soñé con una casa sin techo,
ciudad sin poetas.
Me vengo.

Me vengo en – de – tu – recuerdo.
Me vengo esta noche de mis amores.
Con mi mano
me vengo.

Por: Berenice Pacheco Salazar
“La tarde en que la oruga abrió sus alas” (2011)
Fotografía: Anabelle Soto 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Sanción

Me cortaré la cabeza.
Porque la noche me ha dejado sola
me cortaré la cabeza.

Por el beso que condena,
por el canto que traiciona los relojes,
por el abrazo que esconde la pluma del estanque,
me cortaré la cabeza.

No hay remedio:
rodará tras la danza del grito en penumbra,
será mi rostro el eco de la luna muerta.

Por: Berenice Pacheco Salazar
“La tarde en que la oruga abrió sus alas” (2011)

Fotografía: Anabelle Soto 

!Te invitamos! Recital Poético Entre Lunas

Retorno al Amor

Conectando con la tierra, el agua, el viento y  el sol limpiamos nuestros corazones, barremos rencores, resentimientos, dudas, desamor, inseguridad,
dolores, traumas.

El viento nos permea; nuestros seres se disparan en una inmensa espiral, llueve, truena, ventea. Guabansex nos habita de manera iracunda y tempestuosa, irrumpe en nuestros corazones desgarrando, vertiendo, brotando lluvia roja, acida, fuego.
Nuestros seres yacen en la orilla, mientras fuertes olas caribeñas desprenden de nuestras profundidades los restos de inmundicia. Una brisa cálida acaricia la piel. Al despertar descubrimos nuestros cuerpos bañados, cubiertos de pétalos florales, salpicados por diminutas gotas de rocío.
En conexión con el centro de la tierra donde surcan los ríos nos sumergimos en este manantial sagrado, centro ceremonial de lo nativo, lo autentico, lo vivo. Recuperamos el ser. Aguas cristalinas, sagradas emanan desde el vientre de la madre. Aguas que nutren, bañan, transforman, transmutan, arrastran la maleza, purificando nuestros seres, conectándonos con la esencia. Sumergiéndonos en la poza emerge lo sagrado, reconectamos con las aguas internas que fluyen cual las cuencas de los ríos que bañan la tierra… agua que atraviesa, que cura,
que limpia, que permea.
Una espiral inmensa nos expande, movilizando el universo. Reconectándonos con nuestra luz interna, resplandecemos, nos iluminamos.
Rayo de luz sanadora nos irradia, nuestros seres se expanden a través del tiempo y la distancia en un despliegue de colores. Un soplo mágico nos eleva, flotamos, volamos, transcendemos, emanamos el más hermoso canto, nos integramos en melodioso concierto que conecta con mensajes ancestrales.
Se abren las compuertas que ataban el corazón, un inmenso halo de luz brota desde el centro de la tierra, en el nos integramos, crecemos, transformamos nuestros seres, nuestras comunidades en verdes campos floridos de flores multicolores, de frutos jugosos. Toda la humanidad late al unísono con el corazón de Gaia, la tierra fértil propicia una nueva vida: retornamos al Amor.

Por Nelsy Aldebot Reyes

Imagen tomada de

http://www.metodoreiki.com/chakra-anahata

Atravesando el túnel

Me veo ante el espejo, conecto con los diferentes aspectos de mi ser. Tomo consciencia de las múltiples opciones que se abren ante mí. Opto por el camino hacia la luz, la paz, el amor sabiendo que este sendero tengo que abrirlo, desyerbarlo, andarlo. De repente la alfombra de la comodidad se desliza.

Me asaltan temores; miro hacia atrás y siento el dolor, el peso de mis experiencias pasadas. Un dejo de remordimiento me arropa ¿Cómo pude andar tanto tiempo por el camino equivocado? ¡Toda una vida perdida! Lágrimas ruedan por mis mejillas, se arrastran por el suelo. Hago contacto con la tierra, me levanto. La brisa me arropa, me acuna, me conforta.

Siento su presencia, me doy cuenta de que no estoy sola. Confío. Me abandono y miro fijamente hacia La Luz. Reafirmo mi convicción, mi compromiso. ¡SALTO! ¡Ya estoy del otro lado! Contemplo el camino, los escombros y percibo el momento en que estoy. Aquí y ahora me comprometo, me desposo con el AMOR. Conecto con mi acompañante y fijo la mirada en esa estrellita que parpadea en la frente de cada ser. Siento los destellos de mi estrella y las estrellas de los demás. De pronto todos, todas somos un inmenso halo de Amor.

Por Nelsy Aldebot Reyes

Foto tomada de http://www.verfotosde.org/argentina/imagenes-de-Los-Cocos-2169.html

El Silencio

El silencio de mi alma habla

Mi alma habla en silencio y puede oír el silencio de otras almas

En silencio todas estamos solas y todas estamos unidas

La dualidad del ser, el silencio nos separa y el silencio nos unifica

No hay que entender nada, solo estar en el silencio y sentirlo todo

Silencio, compañía perfecta para escuchar, para sentir, para ser

El silencio te habla, te llama, te cuenta, te muestra

Entrar en el silencio y vivirlo, bailar con el silencio

Como una hoja baila con la brisa, como las olas del mar bailan en silencio

Ahora, en silencio, salgo de mi refugio y bailo para todos

Todos me miran y bailan conmigo

Silencio, compañero de mi alma

Mi alma se despierta y baila en silencio

por Ekaterina Nikitenko

Libélulas

Hoy le damos la bienvenida a Ekaterina Nikitenko a Entre Lunas. Disfruten sus bellas palabras.

Vivir como libélulas con su cuerpo fino y alas frágiles pero resistentes.
Volar como libélulas desafiando todas las leyes físicas.
Batir estas alas transparentes en el aire tormentoso.
Entrar en el arcoíris y salir de él iluminados con todos los colores del Universo. Sentarse sobre las flores absorbiendo todos los olores de la Tierra.
Sobrevolar aguas dulces y saladas
transformando las vibraciones propias y ajenas.
Ser mensajeros de transmutación y una vida nueva.
Subir al Cielo y bajar a las entrañas de la Tierra.
Encontrar a Dios – Padre – Madre – Hijo, todos en uno.
Ver en cada Ser viviente un Milagro Divino.
Encontrarse un día y,
recibiendo las bendiciones de los Dioses de cada uno, no separarse jamás.
Cariño,  ¿qué puede ser más grande que esto?

 

Por Ekaterina Nikitenko