Archivo mensual: agosto 2011

El peligro de una sola historia

La escritora nigeriana Chimanda Adichie nos habla de la escritura y la vida. Es hermoso escuchar su punto de vista sobre la importancia de  buscar, escribir o simplemente reconocer que nunca hay una sola historia ni de los países, ni de la gente, ni de las situaciones.

Disfrútenla.

Con amor,

Carolina

Anuncios

La Casa

En  esta loca casa,

con el desayuno a medio hacer,
el café a medio beber,
me escurro un rato en el baño para contemplar mi figura:
me saludan mis cejas sin sacar,
mis uñas sin arreglar y un pajón que se gobierna.

En este intenso verano familiar
con poca privacidad,
mucho menos intimidad
no puedo menos que reir,
de mi cara entre espantada y divertida,
de mis hijos y su energía,
de esta rima y su alegría.

Será una delicia volver a casa
dormir en mi propia cama,
babiar mi propia almohada.

Pero lo  mejor de todo es saber
que mi Casa, sin importar nada más,
estará siempre donde yo vaya.

 

Por Carolina Luciano

Este es mi última contribución desde Israel. Pueden ver las anteriores aquí y aquí.  Nos leeremos o veremos en Santo Domingo… Esto ha sido en realidad divertido (y no puedo dejar de rimar 🙂 ).

Abrazos.

La foto pertenece a Yitzhak Avigur, la pueden ver aquí

Amanecer

Me gusta despertar contigo adentro,
susurrándome al oído el canto que desviste la mañana,
profundo y danzante,
como el ritmo del caribe mar,
para quedar toda llena de rocío,
para venirme toda     al día
sonriente y hermosa.

Por Berenice Pacheco Salazar
“La tarde en que la oruga abrió sus alas” (2011)
Fotografía: Anabelle Soto

Que nunca encuentre en mí la duda casa


Que nunca encuentre en mí la duda casa.
Que el miedo encuentre nunca en mí reposo.
Amar de pie, cabeza en alto,
con honra amar hasta el fin de días.

Amar como aman las mujeres
que a esta lucha día a día dan su vida.
Amar, y al amar decir “Patria”.
Amar, entregándome completa
con honra amar hasta el fin de días.

Por Berenice Pacheco Salazar
“La tarde en que la oruga abrió sus alas” (2011)

Fotografía: Anabelle Soto

 

Llega la fotografía a Entre Lunas

La palabra y la imagen son compañeras inseparables de la vía creativa. Hoy le damos la bienvenida a  Entre Lunas a Anabelle Soto, fotográfa, gran amiga y artista en permanente búsqueda de la felicidad.

De ahora en adelante todos los poemas de Berenice estarán acompañados de las mágicas imágenes de Anabelle.

Aquí les dejamos con un poco de su vida, según sus propias palabras, para que la vayan conociendo mejor. !Un honor contar contigo Belle!

Anabelle Soto

Nací un 12 de marzo en Gaspar Hernández; un pueblito en la costa norte de la República Dominicana. Como buena pisciana vivo con la cabeza en las nubes y el corazón en la mano. Estudié psicología, con la intención de entender mis experiencias y las circunstancias que me rodeaban, enseñanzas que me han acompañado en todos los trayectos de mi vida.

Luego de trabajar muchos años en el área de desarrollo internacional, sentí que las luchas de poder y la imposición de políticas y culturas a las comunidades necesitadas, sobrepasaba el deseo de ayudar a estas comunidades. A la par, estaba necesitando algún medio creativo para expresar el sentir de mis vivencias. Ahí comenzó mi amor por la fotografía.  Formé parte de “Circuito Fotográfico”, un grupo fotográfico donde aprendí valiosas lecciones al compartir fotos y conocer los trabajos de otros con la misma pasión por la fotografía. La fotografía ha sido y continúa siendo autoterapia, mi forma predilecta de entender el mundo, y muchas cosas a la vez. Mis fotos han sido publicadas y he participado en multiples exposiciones.

A esto se suma otra característica pisciana, la de seguir nadando y explorando territorios nuevos, para lo cual mi isla me resultó un espacio muy constreñido. Decidí mudarme a Nueva York, donde mi experiencia como parte de la diáspora Dominicana, ha puesto en perspectiva muchas cosas sobre mi vida. Actualmente curso una maestría en Trabajo Social en Hunter College. Sigo nadando, y tomando fotos todos los días.

La gratitud

La gratitud es sentir la emoción de la felicidad de hacer las cosas con pasión y amor, sentir el goce y la plenitud  por la fuerza que nos une y nos lleva, contemplar tu belleza en la imagen de una flor, observar la grandeza de tu espíritu con las olas del mar.

Vivir bajo el rocío del sentimiento de gratitud a todo aquello que nos  rodea, en el sentir y la satisfacción amorosa de lo que eres, lo que tienes y con quien eres, y saber que estás, eres y serás gracias a la inmensa fuerza divina que hace que todos estemos unidos, y hace que cada persona sea única y perfecta como lo es un árbol, una mariposa, un arcoíris.

Somos seres únicos de una misma creación. Con las bendiciones  de la madre naturaleza  manifestada en la sonrisa del sol, la alegría de la luna, en la danza del arcoíris del vientre de la madre tierra. La libertad y el desapego de la melodía de las aves, adentrarte en cada instante con todo tu ser y el alma con alegría y amor. Y así honramos y cuidamos a la madre tierra que nos sostiene y nos lleva en su vientre de manera desinteresada y amorosa.

Por Xiomara García
Imagen tomada de: http://www.angelesamor.org/dieta-gratitud/nuestra-dosis-diaria-de-gratitud-6-abril-2.html

Mujeres

Mujeres bellas
llenas de fuego y vigor
ojos grandes, sensuales
jugando al baile del amor
danzando libremente
alzando el vuelo

Fuego interno
libertad para fluir
juntas, solas, con otras

Mujeres danzantes, amantes
girando
en un mágico baile de pañuelos
cabelleras, caderas

Volando, flotando
sin obstáculos
sin tropiezos
sin limites

Sueño erótico
fantasía exótica
fluyendo por mar y viento
recogiendo energía terrenal
transformándome en
mujer rica, bella
erótica, sensual

Por Nelsy Aldebot Reyes
en “Extasis Magico”
Imagen tomada de http://www.dignidadidentidadysoberania.com/2011_03_06_archive.html